Actividades en el mar

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Cuando habéis leído el título «Actividades en el Mar», seguro que os han venido a la mente algunos deportes acuáticos como el Paddle-Surf, Kite-Surf, Snorkle o algo similar.

Pero en este post os hablaremos de nuestra actividad en el mar, el pesca-turismo.

Os explicaremos en que consiste un dia de pesca-turismo. Conoceréis de primera mano como es una jornada de trabajo de la gente que vive del mar: los pescadores.

Inicio de una Jornada de pesca-turismo

La jornada empieza temprano, antes de que salga el sol, por lo que tenemos que madrugar para disfrutar de esta actividad en el mar.

Nos reunimos frente al Real Club Náutico de Castellón sobre las 5:30 de la mañana, ya que a las 6:00 el barco «El Paraíso» se hace a la mar para desarrollar su principal actividad en la costa de Castellón, la pesca.

Antes de zarpar nos tomamos un ligero desayuno para coger fuerzas y afrontar un día intenso y lleno de emociones.

Zarpamos con «El Paraiso»

A las 6:00, ni un minuto más, «El Paraíso» se hace a la mar, con todo listo para una jornada de pesca que todos esperamos (pasajeros y tripulación) sea propicia.

Según en la época del año que te «enroles», en un día de pesca-turismo, pasará más o menos tiempo para disfrutar de uno de los momentos más mágicos de esta actividad en el mar: ¡el amanecer!

Es maravilloso ver salir el sol en alta mar, con el rumor de las olas, la brisa en el rostro y desconectando del ajetreo de la ciudad. Es un momento que nos reconecta con la madre naturaleza y que reafirma su grandeza y perfección.

Empieza la pesca

Una vez llegamos al caladero donde se llevará a cabo la pesca esa jornada, elegido por el capitán del barco en función de varios criterios entre los cuales la meteorología es de los más determinantes pero no el único, la tripulación se dispone a realizar el primer lance las redes al mar a la espera de lograr una buena captura.

Las redes se lanzan y recogen unas tres veces durante una jornada normal de pesca.

Mientras esperamos a que se llenen las redes, el capitán y la tripulación nos enseñan el barco, nos explican las maniobras de pesca, aparejos y tecnología que lleva “El Paraíso” y su función

También nos explican la historia de nuestra familia de pescadores originarios de Peñiscola que vinieron al puerto de Castellón buscando un puerto más grande y seguro para sus hijos donde pudieran refugiarse con más facilidad que en Peñíscola en caso de fuerte temporal.

Nos indican y muestran las especies más habituales que se encuentran en esta zona, nos enseñan algunos nudos marineros, explicándonos en que consiste cada cosa que hay en «El Paraíso».

Tampoco faltan algunas anécdotas que les han sucedido a lo largo de los años pescando, como la de la captura de una tortuga Laud enorme.

A media mañana, reponemos fuerzas con un buen almuerzo, para «enfrentarnos» al trabajo duro que se «nos viene encima».

Empieza lo duro

Llega el momento, que se espera con más ilusión por toda la tripulación, el de comprobar si ha habido suerte y las redes se han llenado de peces, marisco abundante o si por desgracia las capturas son escasas y llegan las redes con residuos que desde tierrra se lanzan al mar (el vertedero silencioso).

En cualquier caso si llegan elementos no propios del mar, los desperdicios que llegan en las redes, los clasificamos y depositamos en recipientes separados y cuando llegamos a puerto los llevamos a contenedores para el tratamiento de los correspondientes residuos

Se arrían la redes y se descarga su contenido en cubierta, para comprobar los ejemplares que se han capturado.

La tripulación empieza ha clasificar las capturas y separarlas por especies y tamaños. Las capturas que no cumplen el tamaño reglamentario son devueltas de nuevo al mar.

«Ayudamos» un poco en el trabajo del triaje, mientras, muy amablemente, nos van explicando el nombre de cada especie.

Hacia las dos de la tarde llega uno de los mejores momentos de la jornada de pesca-turismo, una de las cosas que «enamora» de esta actividad en el mar 😉 , la comida.

Nos preparan un rancho marinero con ingredientes recién pescados Km 0, cocinados con cariño y poco a poco.

Degustamos el sabrosísimo guiso que nos han preparado, y mientras la tripulación continua con su trabajo de recogida de redes, clasificación de las capturas y limpieza de cubierta los pasajeros descansamos.

Podemos aprovechar para hacer reportajes fotográficos espectaculares de la fauna marina, especies capturadas, del trabajo de los marineros, de la línea de costa, etc.

En los momentos que transcurren entre lanzar las redes y recogerlas, el patrón del barco nos enseña el puesto de mando del barco, incluso (bajo su supervisión, como no!) nos deja un momento el timón y nos imaginamos siendo el capitán de «El Paraíso« en una jornada de pesca.

Durante esta actividad en el mar no solo vemos la fauna que captura «El Paraiso», también podemos avistar a los amigables delfines que en ocasiones nos acompañan junto a la proa del barco, como si de una carrera se tratase. ¡Es una imagen inolvidable!

Y como no las gaviotas, que revolotean alrededor del barco para ver si «pescan» también algún alimento sin mucho esfuerzo.

Esta llegando la hora de regresar a puerto, la experiencia es genial, llena de autenticidad, tradición, camaradería, conexión con la naturaleza y tantas otras sensaciones…. totalmente diferente a otras y que invita a repetir.

Si eres de los que te gusta el mar, vivir experiencias nuevas, te encanta el pescado y todos los frutos del mar; sientes curiosidad por conocer la realidad de la gente del mar y todo el proceso de como pasa el pescado del mar a la mesa, ¡Esta es tu experiéncia!. ¡Apúntate a un día de pesca-turismo.!

La actividad en el mar de pesca-turismo mezcla el turismo ecológico (disfrutas de un entorno natural) y turismo cultural (conoces la cultura marinera), con gastronomía km0 auténtica marinera, y harás reportajes fotográficos en un entorno irrepetible.

¡Yo de ti no me lo perdería!

Deja un comentario